viernes, 15 de mayo de 2009


-La oración se dirige a Dios y no necesita de muchas palabras: Él conoce lo que nos pasa. 
-La oración debe ser perseverante: tener paciencia en establecer ese diálogo con Dios. 
-La oración debe ser insistente: no abandonarla a la primera sino insistir 
-Para orar es necesario ser humildes: es enriquecerse partiendo de nuestra pobreza para abrirnos a la riqueza de Dios. 
-La oración es poderosa: se pueden observar en la Iglesia muchos imposibles conseguidos por la oración 
-La oración es confiada: al orar se tiene la certeza de que Dios no nos va a fallar y esto debe transformar nuestra vida 
-La oración, siempre debe estar precedida del perdón: antes de orar debemos limpiar nuestro corazón... 
-La oración es necesaria para no caer en tentación: nos fortalece para vivir siempre cerca de Dios

Consejos para la oración

Cuando comencemos a orar es muy conveniente hacer un ejercicio de reflexión para preparar nuestro corazón. Consiste en detenernos un momento a pensar que es lo que estamos haciendo, con quién estamos hablando 

Dedicar cada día unos minutos a la oración personal. Así como dormimos, comemos, trabajamos y descansamos, la oración debe formar parte de nuestra vida diaria. 

Algunas recomendaciones prácticas que cada persona puede adaptar a su estilo de vida: 

- Lugar: Escoger un lugar específico para orar. No importa cuál sea, mientras nos ayude a obtener el silencio interior que necesitamos 

- Horario: Revisar nuestro horario y escoger para la oración un momento en el que nos encontremos en paz y no tengamos muchas ocupaciones y que tampoco nos encontremos muy cansados. Procurar que esta hora sea siempre la misma y mantenerla fija lo más que se pueda 

- Postura: La postura es importante, mas no indispensable. La oración no es cuestión de ejercicios físicos, es algo espiritual. Cada quien puede adoptar la postura que quiera, ya que cada persona experimenta las cosas de manera distinta. Nos pueden ayudar algunos ejercicios de relajación y de respiración, pero sin convertirse en el fin de nuestra meditación.


Publicado por amrpaz @ 12:15  | 1. La Oración
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios